Los distritos térmicos presentan una serie de retos importantes en cuanto al conocimiento del modelo para los usuarios finales, así como complejas estructuraciones financieras y de infraestructura, en esta nueva entrega de nuestra guía metodológica, presentamos cada uno de estos factores y cómo desde el proyecto Distritos Térmicos Colombia se han sentado las bases para superarlos.

Existe aún una brecha notable entre la conceptualización de un distrito térmico, tanto técnica como económica, y la ejecución concreta del proyecto. Si bien se trata de un mercado incipiente en el país, se han liderado importantes esfuerzos desde el sector público, con apoyo del privado, para impulsar proyectos potenciales.

¿Qué desafíos encontrarán los distritos térmicos bajo diferentes modelos?

Modelo totalmente público

Las entidades locales carecen de la experiencia, el conocimiento técnico y la articulación con usuarios finales y contratistas para liderar la planeación, la ejecución y la operación de un distrito térmico. La creación de capacidades institucionales y técnicas deberá ser una acción futura para hacer énfasis en los múltiples beneficios de la tecnología en el contexto urbano.

Proyectos público-privados (APP)

Al momento de la edición del presente documento, en Colombia no se tiene experiencia de un distrito térmico desarrollado bajo el mecanismo de una asociación público-privada (APP), lo cual genera incertidumbre en relación con la aplicabilidad del modelo. Especialmente, hay que ver de qué forma se introduce la competencia libre en este proceso. No obstante, conforme se desarrollen proyectos que involucren una articulación cercana entre las autoridades locales y un desarrollador privado podrá adquirirse experiencia en la implementación de las APP en los distritos térmicos.

Modalidad totalmente privada

Un desarrollador privado encontrará mayor dificultad para obtener permisos y planear las obras requeridas para realizar la intervención del espacio público para instalar las redes, en especial si el proyecto se emplaza en zonas ya desarrolladas. Viabilizar los trámites y dar claridad sobre cuáles son los permisos y procesos que debe surtir el desarrollador para tener el visto bueno de la autoridad local es una tarea pendiente para desarrollar y que permitirá superar el reto con mayor facilidad.

¿Debe esperarse primero a tener una regulación completamente desarrollada y un esquema normativo y de incentivos favorables a la tecnología, antes de pensar en conceptuar o invertir en un distrito térmico?

La experiencia nacional y las lecciones aprendidas de otros sectores indican que en Colombia los proyectos piloto y la demanda por un cambio tecnológico anteceden a la aparición de regulación, incentivos y un marco normativo completo. Proyectos como el distrito térmico La Alpujarra y el distrito térmico Serena del Mar están abriendo la senda hacia el desarrollo orgánico del mercado; los vacíos normativos que existen empiezan a ser saldados por estos proyectos pioneros que sientan un precedente sobre la estructuración del negocio.

¿Qué otros sectores deben ser explorados con mayor profundidad y sensibilizados sobre los distritos térmicos?

La academia (en particular, las instituciones de orden superior) es un actor fundamental para lograr la sostenibilidad futura del mercado de los distritos térmicos. La creación de capacidades técnicas y la formación de profesionales con conocimientos específicos en tecnologías de planeación eficiente de ciudades constituyen el factor que garantizará, a largo plazo, que exista un amplio portafolio de compañías y servicios que soporte la industria.

La banca comercial es otro actor que debe ser sensibilizado de manera que pueda crear productos y soluciones financieras a la medida de la tecnología. Como se ha descrito en esta guía, los distritos térmicos son inversiones intensivas en capital inicial, con largos periodos de retorno y flujos de caja en función del número de clientes que puedan conectarse a los mismos, con riesgos a nivel de gestión comercial y proyección de ingresos. No obstante, la banca de primer piso debe convertirse en un aliado para los desarrolladores y gestores de estos proyectos, quienes serán los primeros llamados a dinamizar el mercado y, en muchos casos, necesitarán acceso a crédito en condiciones preferentes para lograr la viabilidad económica de la inversión.  Así mismo, los usuarios finales también podrán requerir el apoyo de la banca para realizar inversiones en adecuaciones y recambio tecnológico, necesarios para su conexión como usuarios.

¿Deberían los nuevos desarrollos urbanos, ya sean públicos o privados, tener la obligación de contar con un distrito térmico desde su concepción?

Para los nuevos desarrollos urbanos (múltiples edificaciones en zonas de desarrollo) liderados por un privado, la creación de un mecanismo obligatorio para la concepción de un distrito térmico debe analizarse con cuidado, pues un mecanismo mal diseñado puede llegar a ser un obstáculo o un desincentivo para el sector constructor. No obstante, ejemplos precursores como el de Serena del mar demuestran que en Colombia desarrollar un macroproyecto que desde su diseño incorpore esta tecnología es posible y rentable.

Para proyectos de carácter público (por ejemplo, la Ciudad CAN en Bogotá o el gran malecón en Barranquilla), el hecho de diseñarlos, junto con un distrito térmico que los acompañe, enviaría una señal de mercado muy positiva para el sector constructor y de aire acondicionado privado, dada la exposición mediática de proyectos como estos que muestran el compromiso de las entidades públicas con tecnologías sostenibles. En ese sentido, se ve como una buena opción diseñar un instrumento normativo que exija que para todo nuevo macroproyecto urbano público se considere, como mínimo, el diseño y la eventual implementación de un distrito térmico.

¿Cuáles son los retos adicionales identificados?

En los análisis financieros de proyectos de energía a través de distritos térmicos, así como en las sesiones de sensibilización en ruedas de negocio y en las interacciones con actores de los sectores público y privado interesados en desarrollar e invertir en los distritos térmicos en Colombia, se puso en evidencia que gravar el servicio de energía térmica con el IVA resulta en unas condiciones comerciales desfavorables, tanto para el usuario final como para el desarrollador. El hecho de eliminar el IVA sobre ese servicio derivaría en un incremento, en promedio, de tres a seis puntos básicos de rentabilidad del proyecto, lo cual facilitaría su cierre financiero y permitiría ofrecerle al cliente una mejor tarifa.

La estandarización de prácticas de diseño de sistemas de acondicionamiento y refrigeración, incluyendo tanto soluciones individuales como los distritos térmicos, se está regulando mediante un reglamento técnico de sistemas e instalaciones térmicas (RETSIT), liderado principalmente por el Ministerio de Minas y Energía. La existencia y entrada en vigor de este nuevo reglamento desincentivará las prácticas de diseño poco eficientes de soluciones convencionales, mejorará la competitividad de los distritos térmicos y los hará más atractivos para diseñadores, contratistas y constructores.

Se han realizado estimaciones de las posibles tarifas para los estudios de proyectos de los distritos térmicos mencionados anteriormente, que buscan ofrecer al cliente final un costo total de propiedad competitivo con sistemas centralizados preexistentes en las ciudades colombianas. No obstante, queda aún por emprender un acercamiento comercial con usuarios finales y ejecutar encuestas de percepción para determinar si realmente estas tarifas pueden ser o no atractivas, en función de sus expectativas de ahorro comparadas con los co-beneficios de conectarse a un distrito térmico.

Para conocer más sobre los distritos térmicos: sus ventajas, cómo se puede fortalecer su implementación en el país y buenas prácticas, lo invitamos a consultar la Guía Metodológica acá: https://www.distritoenergetico.com/wp-content/uploads/2020/11/Gui%C3%ACa-metodolo%C3%ACgica-VF_2020.pdf