La experiencia Suiza en la implementación de distritos térmicos en Colombia

En conversación con Christian Brändli, Jefe de la Cooperación Económica y Desarrollo-SECO-  de la Embajada de Suiza en Colombia, hablamos sobre los principales objetivos de la organización en el país, la importancia de apoyar la implementación de los distritos térmicos en las ciudades colombianas y el camino para lograr un desarrollo urbano sostenible.

La cooperación Suiza trabaja en Colombia desde el 2010 fomentando el desarrollo socioeconómico sostenible a partir de la transferencia de conocimiento y el fortalecimiento de las relaciones institucionales. En el país, promueven las ciudades sostenibles, las cadenas de valor y la competitividad como una manera de fomentar el desarrollo e impulsar la gobernanza local.

“En las ciudades sostenibles vemos una apuesta para la mitigación del cambio climático, ya que las ciudades tienen una huella energética muy alta, y además en un país como Colombia donde más del 70% de la población viven en centros urbanos, vemos una oportunidad para trabajar la eficiencia energética”, explica Brändli. Este trabajo lo realizan desde tres enfoques principales.

Por un lado, a través del ahorro energético en edificaciones para alcanzar la reducción de CO2 que se emiten desde las mismas. Por otro lado, con la apuesta a la economía circular, de manera que se utilicen los recursos, y bienes y servicios de la forma más óptima, y finalmente, con la planeación estratégica de las ciudades, que incluye la planeación energética y el desarrollo de mapas de energía para identificar las zonas donde están las huellas energéticas, e implementar proyectos de eficiencia energética acá, así como contribuir para lograr una descongestión energética de los centros urbanos. Es en este componente donde operan los proyectos de distritos térmicos.

Y es que Suiza es uno de los países líderes en el desarrollo e implementación de esta infraestructura, y una de las razones por la cual buscan transferir y difundir ese conocimiento y buenas prácticas en otros países.

La experiencia suiza en esta infraestructura alternativa es de más de 100 años, lo que les ha permitido consolidar un conocimiento robusto y experticia técnica y comercial en el desarrollo de proyectos de distritos térmicos. Así mismo, el país europeo registraba, hasta 2018, alrededor de 150 distritos térmicos que contribuyen con el 2% de la demanda energética, y su planificacion energética tiene prevista una participación de estas infraestructuras en la demanda energética del 25-30% en los próximos 30 años.

Brändli agrega que “en Suiza los distritos térmicos son un elemento que las ciudades toman en cuenta y están incluidos dentro de las agendas de ciudades sostenibles, y en alineación con las agendas de cambio climático como el Acuerdo de París, el Protocolo de Montreal y los ODS.”

 

 

 

 

En Colombia, la Cooperación Suiza ve un gran potencial pues aseguran que hay una demanda de producción de frío durante todo el año y unas condiciones muy estables de los recursos energéticos disponibles debido a su ubicación y clima. En la costa colombiana, por ejemplo, se requiere de producción de aire frío durante todo el año, y esto hace que los distritos térmicos sean financieramente muy atractivos.

 

Para materializar el apoyo para el desarrollo de estos proyectos, se enfocarán en tres factores principales.

En primer lugar, la transferencia de conocimiento y experticia suiza; un factor que se trabajó con fuerza en la primera fase del proyecto, entre 2013 y 2019. En segundo lugar, en la construcción y difusión de capacidades para proyectos más complejos en los entes públicos y privados de las regiones; y por último, en los incentivos a través de políticas públicas, donde se incluya una normativa que contemple la implementación y desarrollo de los distritos térmicos en el país como un servicio público y  una contribución a la estabilidad climática.x

“En Colombia ya hay una sensibilidad bastante marcada y desarrollada sobre la sostenibilidad y las ciudades sostenibles, pero posiblemente hace falta más fortaleza en la implementación y desarrollo de los planes e ideas que ya existen. Hace falta enfocarse en lo micro; en generar ya esas experiencias concretas y, basado en estas, estimular la demanda para ese tipo de infraestructuras. Y acá es donde creemos que la Cooperación puede jugar un rol catalizador,” concluye Brändli.