¿QUIÉNES SOMOS?

El proyecto “Distritos Térmicos en Colombia” es una iniciativa conjunta liderada desde la Unidad Técnica de Ozono (UTO) y la Dirección de Cambio Climático y Gestión del riesgo del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, con la participación del Ministerio de Minas y Energía, la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME), y con el apoyo de la Embajada de Suiza- Cooperación Económica y Desarrollo (SECO) y la Organización de Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI).

Este proyecto responde a los desafíos del cambio climático y protección de la capa de ozono, y surge como alternativa para promover la sostenibilidad urbana, la reducción de impactos ambientales y la eficiencia energética, procurando igualmente la rentabilidad financiera.  

Se trata de una innovadora alternativa de infraestructura para producir frío o calor, de manera centralizada, y distribuir esta energía térmica mediante redes a múltiples usuarios y edificaciones agrupadas en entornos urbanos; como sectores residenciales, industriales y comerciales. Es, por tanto, una alternativa tecnológica que permite, en el mejor de los casos, sustituir el uso de Sustancias Agotadoras de la Capa de Ozono (SAO) que generan un alto impacto ambiental.

Infraestructura para el desarrollo urbano sostenible

Los Distritos Térmicos son una oportunidad para repensar las ciudades colombianas, y ofrecen una alternativa para la climatización sostenible de las mismas, que involucra el concepto de bajo impacto ambiental y eficiencia energética, sin sacrificar el confort ni la rentabilidad como negocio. Así mismo, generan ahorros entre el 30 y el 50% en el consumo de energía primaria, según un estudio de 2015 del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, realizado en más de 45 ciudades alrededor del mundo.

Los Distritos Térmicos aportan al cierre del ciclo de uso de energía en el metabolismo urbano, promoviendo la economía circular en ciudades a través de la optimización en los procesos de producción, consumo y recuperación de energía. Sus características los hacen un engranaje clave para la articulación de gobiernos locales con las estrategias de orden nacional, ya que contribuyen a alcanzar la meta global de mitigación del cambio climático establecida para 2030, eliminar las sustancias agotadoras de la capa de ozono, responder a las metas de eficiencia energética establecidas por el Gobierno y contribuir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Distritos Térmicos en Colombia

Los Distritos Térmicos son una respuesta a la urgente necesidad de las ciudades de migrar a un modelo de desarrollo urbano sostenible, en un contexto cada vez más retador. En ese sentido, Colombia es país pionero en la región en cuanto a la promoción de esta tecnología, con la convicción de que será́ una pieza clave para la configuración de ciudades sostenibles.

Grandes ciudades como Medellín, con el Distrito Térmico La Alpujarra, y Cartagena, con el proyecto Serena del Mar, han dado los primeros pasos en la adopción de estos sistemas que prometen beneficiar a la población en aspectos de costos, confort, y menor impacto al medio ambiente y a la capa de ozono.

Los Distritos Térmicos en la institucionalidad nacional y local:

  • La implementación de Distritos Térmicos hace parte de las medidas de mitigación para las contribuciones nacionalmente determinadas – NDC por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.
  • Son una medida de eficiencia energética identificada en el Programa de Uso Racional de Energía de la Unidad de Planeación Minero Energética.
  • Hacen parte de la formulación del Reglamento Técnico de Sistemas e Instalaciones Térmicas promovido por el Ministerio de Minas y Energía.
  • Hacen parte de los planes de ordenamiento territorial y de cambio climático en algunas ciudades colombianas.